0

Aceite de Oliva Virgen Extra

Pureza y calidad

Molí Coloma, ubicada en Subirats, es un antiguo molino papelero de finales del siglo XV. En la finca, rodeado de viñedos y olivos, se encuentran las instalaciones donde se elaboran nuestros aceites.

Las aceitunas, se recogen estando en su punto óptimo de maduración; el tiempo entre la cosecha y la molturación del fruto se reduce al máximo (1h) y la aceituna es recogida directamente del árbol, no llega a caer al suelo. Todo ello permite elaborar con aceitunas totalmente frescas.

El cultivo se nutre también de un sistema de riego y un constante control de plagas y enfermedades, para así utilizar la mínima cantidad de pesticidas.

De este modo se consigue una producción de alta calidad, minimizando el uso de productos agroquímicos, optimizando los métodos de producción y disminuyendo los residuos.

Molí Coloma ha apostado por nuevos desarrollos en el terreno de los olivos y de los aceites. Así pues, a parte de desarrollar variantes mecánicas para tener la mejor Arbequina, también hemos recuperado la variante Arbosana y traído, desde Grecia, la Koroneiki, una aceituna que se ha adaptado perfectamente a nuestro clima y terreno.

Un gozo en cada bocado

El aceite de oliva virgen extra es una experiencia sensorial, un gozo a cada bocado, donde los sabores permanecen en el paladar y en el recuerdo como una melodía.

Una melodía en la que danzan las distintas notas que aporta el aceite: sutil pero sorprendente, suave pero con carácter, elegante pero explosivo.

Un placer terrenal, mediterráneo
y naturalmente nuestro.

0