0

Descubre el ritmo de Molí Coloma

Nuestras fincas

Edificada sobre bases prerrománicas y documentada desde hace más de seis siglos, Molí Coloma ha mantenido la herencia del cultivo de olivos y viñas al borde del Mediterráneo.

Los cultivos de Molí Coloma se sitúan en el Penedès y en las tierras de Montsant, Priorat y Tarragona. Son pequeños terrenos trabajados por agricultores con un método de trabajo tradicional y unas directrices de estándares de calidad elevados.

Sentimos vocación por el cultivo de la tierra y nuestra apuesta se basa en el respeto por el medio ambiente y por un futuro sostenible. La pasión y la tenacidad de nuestro trabajo se percibe en los aceites de Molí Coloma que respiran proximidad, carácter y terroir.

Las variedades Molí Coloma

Tradición y modernidad

Con un pie en la tradición y el otro en la modernidad, observamos en cada cosecha cómo evolucionan las variedades de aceituna, su relación con el suelo y el clima del Mediterráneo, su olor y las armonías entre picante, amargo y astringente.

Elaboramos aceites a partir de tres variedades de oliva:

ARBEQUINA

La aceituna de referencia en Cataluña. Tiene un fruto pequeño y se caracteriza por su complejidad.

Produce un AOVE afrutado, suave, sutil, de muy baja acidez. Su perfil es equilibrado y sutil, con sensación de oliva madura al que acompañan trazas aromáticas vegetales secundarias que recuerdan la manzana y el plátano y matices de almendra, tomate, alcachofa e hinojo. Su música tiene registros diferentes. Únicos, armoniosos, sus estilos se graban fácilmente en los sentidos y perviven en nuestro recuerdo.

En su conjunto resulta un aceite muy equilibrado y armónico con un toque de dulzor, característico de la variedad.

Arbosana

Originaria del Penedès, probablemente recibe el nombre de la población tarraconense de l’Arboç. También es un fruto de pequeño tamaño. Produce un aceite verdoso con carácter y armonía, entre amargo, picante y astringente. Su registro de pureza y sutileza realza la percepción natural de los platos escogidos.

Koroneiki

Procedente de Grecia, produce un AOVE equilibrado y complejo. Afrutado de oliva verde que llama la atención, con gran diversidad de aromas vegetales secundarios. Esta variedad le da vida propia y diferenciada a un plato, poniendo a danzar sabores y percepciones.

Nuestro proceso de elaboración

En Molí Coloma extraemos el aceite de oliva virgen extra utilizando solamente métodos respetuosos con el fruto a lo largo del proceso (trituración, batido y separación).

Cuando las olivas están limpias de hojas e impurezas, se procede la molturación, obteniéndose así una pasta homogénea. Esta pasta se incorpora a la batidora, donde se conserva a una temperatura de entre 25ºC y 27ºC para mantener todos sus aromas originales.

Con un proceso posterior de centrifugado, se separa la flor pura del aceite de la aceituna de la pasta.

El aceite de oliva virgen extra

AOVE es sinónimo de máxima calidad

El AOVE es la máxima calidad del aceite: la más pura y natural obtenida de aceitunas en perfecto estado.

El acrónimo significa Aceite de Oliva Virgen Extra y no puede usarla quien lo cultiva, sino solamente después de que un platel de expertos certifique que su sabor y olor son intachables, sin defectos.

Para usar esta denominación es necesario cumplir dos requisitos básicos:

  • Su grado de acidez no puede superar los 0,8º expresado en ácido oleico libre.
  • La mediana de defectos ha de ser igual a cero y la mediana de afrutado superior a cero.

La diferencia en las técnicas del AOVE respecto de otros aceites

Sabroso y diferente, puro zumo de aceituna

El AOVE es puro zumo de aceituna, genuino y profundamente sabroso. Estas virtudes marcan la diferencia respecto el resto de aceites.

Su método de elaboración es muy natural. Se recoge la oliva perfecta en su momento óptimo de madurez, se tritura para extraer su jugo y se obtiene el aceite sin realizar ningún proceso de refinación. Conserva intactas todas sus características sensoriales.

Ése es el aceite puro de Molí Coloma, de variedades como Arbequina, Arbosana, Koroneiki.

No se refina. Se mantiene en su estado más natural. Va directamente del olivo a tu mesa.

0